La Coordinadora Andalucía con Palestina se suma al comunicado de la plataforma BDS-Granada que muestra su rechazo por la celebración del festival de Eurovisión 2019 en Tel Aviv y la instrumentalización de la imagen de Granada.

Desde la plataforma BDS-Granada, formada por una veintena de colectivos sociales, políticos y sindicales de nuestra ciudad, manifestamos, ante la celebración del Festival de Eurovisión 2019 en Israel y la elección de Granada como ciudad desde la que se darán a conocer los votos del jurado español, nuestra adhesión al gran número de voces que, desde muy diversas plataformas, asociaciones y colectivos a nivel internacional (israelíes incluidas), han pedido el boicot a la celebración de Eurovisión en Tel Aviv. Consideramos que no es motivo de orgullo alguno que Granada haya sido elegida, a solicitud de su Alcalde, como la ciudad que servirá de escenario a España en este festival: mientras Granada fue símbolo de convivencia de distintas culturas, Eurovisión 2019 se celebrará en un Estado cuyas prácticas diarias nos muestran todo lo contrario: opresión, discriminación e intolerancia.

Con la celebración de Eurovisión 2019, el régimen sionista pretende limpiar la imagen de Israel y ocultar sus crímenes, a través del Artwashing y del Pinkwashing. Israel utiliza la cultura como una herramienta de normalización para crear una imagen de un Israel amable, moderno y democrático, tergiversando la realidad que, día a día, se vive dentro de su territorio: un régimen político de apartheid y de limpieza étnica contra la población palestina, y la ocupación militar de los Territorios Palestinos. Las fuerzas militares israelíes practican de forma sistemática la aniquilación del pueblo palestino. En concreto, desde que comenzaron las protestas de la Gran Marcha del Retorno, el 30 de marzo de 2018, han acabado con la vida de, al menos, 205 civiles palestinos en la Franja de Gaza, y más de 18.000 personas han resultado heridas.

El Estado sionista incumple, de forma sistemática, el Derecho Internacional y las Resoluciones de las Naciones Unidas, y mantiene su política de colonización, mediante la ocupación militar de los Territorios Palestinos, y la construcción de asentamientos en Cisjordania y Jerusalén Este. El Parlamento israelí ha aprobado recientemente la “Ley del Estado-Nación judía” como una de sus leyes básicas, mediante la cual institucionaliza un sistema de discriminación racial contra las personas palestinas que viven en Israel y las priva de sus derechos básicos como, por ejemplo, el derecho a votar en la autoproclamada “única democracia de Oriente Medio”.

Por ello, los colectivos y organizaciones abajo firmantes:

- Mostramos nuestro rechazo a que instituciones públicas, como el Ayuntamiento de Granada, apoyen iniciativas que contribuyen a normalizar las relaciones con un Estado que vulnera, de manera sistemática, los derechos humanos de la población palestina.
- Expresamos nuestro más profundo desacuerdo con el uso político de la imagen de Granada como ciudad de encuentro multicultural y convivencia, precisamente en un evento que se celebra en Israel, un Estado cuyas señas de identidad son el apartheid y el racismo.
- Nos negamos a participar en este lavado de imagen de un Estado criminal y nos oponemos a este uso político de la cultura