En Palestina, la compañía Hewlett Packard brinda herramientas para el sistema de puestos de control (checkpoints) del apartheid israelí, así como para los documentos de identificación; facilita el bloqueo mortal de Israel a la Franja de Gaza; presta servicios a las colonias israelíes ilegales; y administra personal con fines lucrativos en las cárceles israelíes, donde la tortura es sistemática.